El Dr. David Mussi te deja a continuación unos tips super importantes para que cuides de tu salud durante el invierno.

1) Estar atentos a la protección del hogar

Parece mentira pero en el invierno los casos de incendios en el hogar aumentar sustancialmente, por un lado por el uso de estufas que hacen contacto con atuendos o frazadas etc pero el mayor riesgo esta en la intoxicación por monóxido de carbono, de hecho, si se utiliza brasero o estufa a kerosene, se aconseja apagar fuera de la casa antes de irse a dormir, nunca dormir con estos artefactos dentro del hogar, observar que la llama sea siempre de color azul, la llama amarilla o anaranjada es signo de mala combustión, recordar siempre que el monóxido de carbono no produce síntomas como irritación de ojos o picazón, tampoco tiene olor ni sabor, debido a esto se deben tomar medidas preventivas.

2) Reforzar los hábitos de higiene

En invierno existe una mayor cantidad de virus circulando, de hecho es la época de mas gripes y resfrios, por las bajas temperaturas hay una mayor tendencia a estar en lugares cerrados por lo que el contagio es mayor frente a estornudos o una simple tos. La clave esta en el uso de tapabocas, el lavado correcto de manos y cubrirse con el brazo en caso de toser o estornudar.

3) Los blancos, ¡protector solar!

El frío no evita quemaduras solares, por eso es necesario aplicar protección solar con altos índices de protección UV (ultravioleta) en las zonas de la piel que no se encuentren cubiertas por la ropa, especialmente en deportistas o frente a cualquier actividad que implique exposición solar.

4) La piel, enemigo del frío.

A quien no se le abra partido los labios o secado la piel. Por eso es necesario hidratar, proteger y nutrir la piel para evitar descamaciones y raspaduras (existen muchas cremas hidratantes)

5) Invierno no es la ultima cena.

Subir de peso en invierno es muy común, nos pasa a todos, y lo mejor de todo es que nos gusta! Porque la ropa nos ayuda a disimular.. Para evitar esto es necesario mantener horarios fijos de alimentación en el día, priorizar alimentos calientes que generen mas saciedad (los caldos de entrada son bien ricos y nutritivos) y optar por dulces sin azúcar, por lo menos mantener caminatas de 45 minutos día de por medio en horario como la siesta, evitando ya por las noches debido al descenso de la temperatura.

6) Vitaminas, momento de aumentar.

La vitamina A evita la resequedad y grietas en los labios y el rostro. Por su parte, la vitamina C ayuda a aumentar las defensas y a prevenir resfríos. La vitamina C se distribuye ampliamente en la naranja, piña, limón y frutilla. La vitamina A abunda en el hígado y zanahoria. Un buen bife de hígado no viene nada mal.

7) Al frío, una linda sonrisa.

En países como el nuestro, en donde el invierno no es tan intenso ni extenso, no se ven tantos casos de depresión asociada a esta estación del año como sucede en países europeos. Es inevitable igual sentir ligeros cambios en el estado de animo, falta de ganas y arranque, mayor tendencia a querer estar encerrados y típicamente la llamada ansiedad va en aumento! Y como si fuese poco, nos volvemos dulceros! Esto se debe a que pasamos menos horas al día expuestos a la luz solar lo que afecta la liberación de ciertas hormonas, sobre todos la dopamina y serotonina.

8) Al frío, ¡movimiento!

El deporte no es sinónimo de “quemar todo lo que estoy comiendo de más”, el cuerpo necesariamente debe hacer ejercicios para poder aumentar su temperatura, para poder sudar, para poder generar un extra de pilas que en el invierno típicamente nos falta. Sin ejercicios el metabolismo desciende, el descenso de la actividad corporal implica tener más frío y menos ganas, típico circulo vicioso de las bajas temperaturas. La caminata rutinaria lo revierte.

Es un sabio consejo del Dr. Mussi.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here